lunes, 21 de julio de 2008

Buceo en las napas de José C. Paz

Como mi vida marcha triste y gris como siempre, he decidido darle un vuelco total y me incliné por practicar deportes extremos, al estilo del programa “Quinta a Fondo”. Pero lo mío no es ni el vuelo en parapente, ni el hombre bala, sino algo más bizarro y con contenido social.
Me tomé el tren blanco de los cartoneros y bajé en la estación José C. Paz (para mi amigo Piter esto ya es un deporte extremo en sí mismo, pero yo estoy con el pueblo y se que no es así, jajaja). La cuestión es que me dirigí hasta la casa de Doña Maruja Tirofijo de Lopez, quién publicitó en Internet un curso de buceo en las napas de su casa, con profesionales matriculados y especialistas en el tema.
Me cobraron $15 la inscripción y me dieron el traje de neoprene, que me costó alma y vida colocármelo.
El buceo está armado en el sótano de la casa, con una profundidad de 15 metros y agua emanando un pestilente aroma a podrido.
Ni bien me zambullí un calor sofocante inundó mis pulmones, impidiéndome respirar, por lo que perdí el conocimiento y debí ser internado de urgencia en el Durand con el diagnóstico de intoxicación en mis poros, y ante la falta de camas, jeringas, limpieza, maltrato a la gente, y un largo etcétera, sí que consistió en un verdadero deporte extremo. A La Marosca¡¡¡¡

2 comentarios:

Dr. Poronga dijo...

lo de el parapente seguro que no.... pero lo del hombre bala, no se en que se fundamenta...

dr amor dijo...

Hace exactamente 3 meses estreche la mano de Sergito Massa y le auguré un futuro promisorio. Además guardo su autografo como anuncié en un antiguo post publicado. Ese autógrafo hoy vale mucho más que antes, así que escucho ofertas. Gracias Totales¡¡¡