martes, 3 de febrero de 2009

LA EXITOINA, ESE VIRUS GLAMOROSO

Hace unos años fui el pionero en la introducción del término “Exitoína” en mis artículos y charlas de café. Hoy, esa palabra es utilizada por todos los medios para definir a la patología que aqueja a la indescifrable Nazarena Vélez.
Pero, que es la “Exitoína”: Es la enfermedad infecciosa sistémica provocada por el virus identificado como Televisitis Estupiditatis, caracterizada por fiebre farandulera, postración ante la cámara, cataratas en los ojos por alta exposición a las luces de los estudios de TV y erupción de la piel en caso de transcurrir más de tres días sin aparecer por algún programa de televisión. En efecto, dicha afección se hace totalmente manifiesta cuando la víctima inventa cualquier circunstancia para lograr salir en TV: la pionera en esta situación es la prostiputa Alejandra Pradón, que no duda en anunciar que el hijo de tal o el de fulano están enamorados de ella, que la acosaron en un boliche, que se rompió un zapato, y hasta llegó a tirarse de un 7º piso solamente para volver a ser tapa de las revistas.
Lamentablemente, esta plaga se transmite a través la emisión de palabras sin sentido emitidas por el portador, pero sólo en el ámbito de un programa, ya que se comprobó que si el idiota habla fuera de los flashes, no es contagioso. Lo que más preocupa a los periodistas del espectáculo, es que la convalecencia puede durar meses.
Si esta patología no es tratada puede tener muchas complicaciones (presentaciones en boliches, entrevistas en radios, apariciones en revistas para hombres). Pero el punto máximo de infección se da, cuando el medio, en su afán de lucro inhumano e ilimitado, decide colocarle un programa propio a la víctima, quién llega a creerse la máxima estrella del país, no llegando ni a los talones a Horacio Cabak.
Como dijimos, Pradón fue la pionera, Nazarena el máximo exponente, y la seguidilla de minas voluptuosas y descerebradas que pueblan la TV, sus discípulas. Ojo, esto no tiene nada que ver con los mediáticos o personajes de la farándula, caso Tota Santillán; estos últimos son personas utilizadas por el medio para generar rating, pero que a su vez utilizan al medio para generar ingresos, en cambio, la exitoína es una verdadera adicción, que como tal, no se puede controlar. A la Marosca¡¡¡¡¡

3 comentarios:

Raul Valdez dijo...

Nazarena es insoportable¡¡¡¡ Que desaparezca de la faz de la Tierra.

Mas Canosa dijo...

la culpa la tiene Rial

dr amor dijo...

Rial hace su trabajo, es un hijo de puta, pero es el mejor en lo que hace¡¡¡¡ Y Estupirena tiene que desaparecer de los medios, no me la banco más¡¡¡¡